sep 10 2013

Google Drive en Linux: Insync

Posted by CJav in Informatica, Ubuntu

Desde que Google decidió impulsar lo que fue Docs para convertirlo en Drive, los usuarios de Linux nos quedamos esperando novedades, que nunca llegaron. 
Es que una de los grandes cambios de Drive fue la integración con el file explorer al estilo del excelente Dropbox, inmediatamente disponible para Mac y Windows. La funcionalidades de Dropbox y Drive juntas son una poderosa combinación, pero después de un año y medio podemos decir que a Google (o a la división encargada de Drive) no le interesan los usuarios de Linux. Nosotros sólo contamos desde entonces con el siguiente -ya sarcástico- cartelito en https://tools.google.com/dlpage/drive

drive_no_disponible
"Aún" parece ser equivalente a "Siempre".

Pero no todas son malas noticias: en estos días estoy probando la aplicación Insync, que viene a cubrir el nicho desatendido por Google, y las primeras impresiones son muy buenas.

Selection_039En mi caso lo instalé desde un Ubuntu 12.10. Luego de instalar el paquete, aparece un botón para lanzar la aplicación, que muestra una ventana de login de Google (por Single Sign On de Google, por lo que Insync no "sabe" nuestra password).
A continuación, Google pregunta si le damos los permisos necesarios a Insync para manipular nuestros archivos. Una vez cumplidas las formalidades, comienza el setup propio de Insync. Tiene un modo rápido por default, que genera en nuestro home una carpeta cuyo nombre es nuestra dirección de email, donde están todos los documentos de Drive. Si vamos por el modo avanzado, podemos elegir el nombre de la carpeta, y las subcarpetas o archivos individuales que elijamos para sincronizar entre Drive y nuestro File System. Todo funcionó a la perfección.
La última pregunta que nos hace el configurador es si queremos integrarlo a Nautilus o no. Por supuesto la respuesta recomendada es sí, ya que de esta forma los íconos de los archivos muestran el estado de sincronización (mediante un tilde verde o un spin wheel azul, igual que Dropbox). También genera un bookmark con la carpeta de Drive.
Como extra, Insync agrega en el tray de Unity un ícono con el estado de sincronización, que da acceso a un menú con varias funciones.

En cuanto a la licencia, por la versión no comercial (llamada "Pro") Insync cobra 9.99 usd por única vez por cada cuenta de Google que agreguemos. No es mucho, y tiene un trial de 15 días que es el que estoy probando. Hasta ahora, todo indica que lo voy a conservar. Es exactamente lo que hace falta para integrar Drive en Linux. Altamente recomendado.

feb 06 2013

El 2001 y los insultos a Kicillof

Posted by CJav in General

 

  Hace 12 años era febrero de 2001. Gobierno de Duhalde, pleno debate de devaluación, corralón y pesificación. 

  Yo no tenía plata en el banco. Estaba en la vereda opuesta: diez meses antes, en abril de 2000 -cuando todavía estaba vigente el uno a uno-  había sacado un crédito en el Banco Nación para comprar el departamento donde aún vivo hoy.

  Jugando con el porcentaje del valor tasado por el banco, resultó que el máximo valor de crédito que podían prestarme era 101.000 pesos. Como todavía era el uno a uno, el crédito se hizo por exactamente 101.000 dólares. 

  Llegó la devaluación. En la fecha que menciono, febrero de 2001, el dólar andaba por los 2 pesos. 

Cuando fue evidente para el gobierno que de cumplir con los términos de las cientos de miles de hipotecas nominadas en dólares nadie iba a poder pagar los créditos, se decidió la pesificación de aquellos que fueran destinados a vivienda única, pero sólo aquellos que fueran de hasta… 100.000 dólares.

  Mi crédito cumplía con lo de vivienda única, pero se pasaba del límite por el 1%. De más está explicar lo ridículo de la medida, que se convirtió en ley (cuyo debate me fumé completo, sin dormir un fin de semana): quien tenía un crédito de 99.000 dólares debería 99.000 pesos; pero quien tenía un crédito de 101.000 dólares debería 202.000 pesos, por lo menos mientras durase ese tipo de cambio, ya que el crédito quedaba nominado en dólares. Era evidente debían pesificarse todos los créditos hasta 100.000, y en todo caso dejar dolarizada la diferencia, si ese era el límite que querían establecer.

    Pero la ley se sancionó así. Fui al banco decidido a avisar que iba a dejar de pagar el crédito, que se quedaran con el departamento porque era directamente impagable. En esos días cundía la indignación. Eso era crispación real. La ciudad estaba día por medio sembrada de piquetes y barricadas en cualquier esquina, la mayoría con gente perjudicada por el corralón, y algunos de los que estaban en mi situación también. Me pasé varios días sin dormir, tratando de buscar una solución.

  En esos días me tocó ir a un casamiento, del hermano de mi novia. Economista él, y de bastante prestigio. Y entre los invitados vi, con sorpresa, a Jorge Todesca, que era el viceministro de economía. 

  Un puesto parecido al que hoy tiene Kicillof.

  Se me ocurrió ir a hablarle, para mostrarle lo injusto de la ley que habían hecho aprobar. Que no tenía sentido. Yo estaba seguro de que yo tenía razón, y tenía ganas de demostrárselo. Estaba fogoneado por la indignación con los políticos, por el "que se vayan todos" de esos días, por las noches sin dormir, por el hecho de que probablemente perdería el departamento donde iba a vivir. 

  Busqué el momento para cruzármelo y encararlo.

  Como los que escracharon a Kicillof en el barco de Buquebús, yo estaba estimulado por los medios que hablaban pestes de los políticos todo el tiempo. Igual que ellos, yo estaba enojado. Igual que ellos, tenía la oportunidad de oro de un escrache, en medio del caretaje de un casamiento.

  Pero no hice nada.

  Tal vez por algo en mi subconsciente, que sabe que muchas otras veces estuve seguro de algo, y muchas de esas veces estuve equivocado. 

  De todas formas, si lo hubiera encarado, le habría hablado para demostrarle que yo tenía razón. Le habría mostrado los números, las cuentas, la injusticia que evidenciaban. Y nada más. 

  Los que le gritaron están seguros, y no lo dudan, de que es corrupto, de que cobra 4 sueldos, de que lo que hace con los dólares es injusto, y además es "marxista" (?). Están seguros porque lo leyeron en los diarios, o en Facebook, o en una cadena de mails. Esa es su fuente. El hecho de que los medios de prensa mientan descaradamente no disculpa a gente que agrede e insulta basándose en ellos.

  Siempre que pasan estas cosas uno se pregunta "no sé que hubiera hecho yo en esa situación". Estoy seguro de que en muchas discusiones de estos días se planteó esa suposición. Bueno: yo estuve en esa situación. No le dije nada, y ni pensé en insultarlo. Básicamente porque, a diferencia de los que gritaron en el barco, no todos somos patoteros, violentos, ignorantes, irreflexivos, egoístas y cobardes.

nov 30 2011

Están todos divididos menos yo

Posted by CJav in Política

Vengo escuchando y leyendo desde hace tiempo una corriente de opinión que, como otras fogoneadas desde los grandes medios, uno termina inconscientemente tomando por cierta sin siquiera preguntarse por qué. En este caso, la que me ocupa se podría resumir así: El kirchnerismo provocó una división tan profunda en el país que muchos amigos se pelearon por política, y en muchas reuniones no se puede hablar de ciertos temas porque se producen espantosas discusiones. (por ejemplo, Lanata o Suar, ambos en TN citados por LN).
Este argumento se acompaña generalmente mencionando el 678, el programa de canal 7 donde aparentemente toda disidencia con el discurso K sería ridiculizada y estigmatizada.

Vamos a aceptar que hay una división. Digamos que sí. 
CFK ganó en 2007, y en ese momento -si bien ganó con 8 puntos menos que en 2011- no despertaba tanto fanatismo, ni a favor ni en contra. Pero todo cambió en 2008.
El conflicto del campo encendió la mecha en los dos grandes medios -Clarín y La Nación-, que tomaron decidido partido en contra del gobierno y volcaron la enorme fuerza de todos sus recursos para demonizarlo, aprovechando las fallas de CFK y su gabinete en la comunicación de la resolución 125. 
En ese sentido, la campaña de 2009 se centró en el estreno de ese odio fogoneado por los medios: El 65% de los votantes no votó por el gobierno, y gran parte de ellos con una furia desatada y desproporcionada. Se usó como argumento hasta la forma de hablar de CFK, y se la calificó de autoritaria más por el estilo que por los hechos, pero no importaba. El odio ya estaba logrado.
El problema fue que no tenía sustancia. No había una razón objetiva para tanto odio, y más temprano que tarde mucha gente lo percibió, hasta llegar al 54% de 2011. Y muchas de esas personas reaccionaron al estilo Newton, con una fuerza igual y opuesta: donde vieron odio irracional opusieron amor incondicional. No es que los votantes vean todo bien; pero si los opositores ven todo mal, eso es lo que parece.

Cuando se generó la división no era precisamente un buen momento para la popularidad del gobierno. No se puede hablar del fanatismo de los K como si los 4 años de CFK hubieran sido así. En 2008/2009, los partidarios del gobierno estaban totalmente invisibilizados, y sólo se escuchaban los insultos al gobierno.
Es el odio que generaron los medios con el conflicto del campo el que dividió a la sociedad. Los partidarios de CFK no son los crispados: son los que la odian. Los votantes de Cristina disfrutan al hablar de política, incluso con quienes no opinan como ellos, porque están convencidos de que, con sus defectos, es el mejor gobierno posible (en mi caso, el mejor entre los que recuerdo). Pero muchos de los que están en contra no lo disfrutan, porque han sido programados para odiarla, y si se cuestiona ese mandato se enojan como a quien se le pone en duda la fe religiosa, o el equipo de fútbol. No saben por qué, pero se volvieron fanáticos.

Calma, amigos anti K. Siempre es mejor estar calmado, porque hay que considerar que tal vez uno no tenga razón.
Lo digo con calma: descartando esquizofrenias, para estar divididos hacen falta por lo menos dos.

oct 29 2011

Ser minoría y ser mayoría

Posted by CJav in Política

¿Por qué ganó Cristina Kirchner?
Me interesa la respuesta a esta pregunta porque aunque soy parte de la mayoría que la votó, en mi medio social (clase media), soy parte de la minoría: entre mis amigos, mis compañeros de trabajo, el barrio donde vivo y hasta en mi mesa de votación. Mi razón para votarla fue bastante sencilla: según creo, estos ocho años de NK-CFK conformaron el mejor gobierno desde que tengo memoria (nací en 1965). No perfecto ni inmaculado; pero las alternativas estaban lejos de parecerse a una propuesta superadora. Suficiente.

Odio
Como dije, conozco mucha gente que no la votó. Esta situación era más notable en la anterior elección de CFK, en 2007, y aún más en 2008-2009, desde el conflicto por la resolución 125. Quienes no estaban afectados directamente por las retenciones y además no habían votado por Cristina fueron inducidos hábilmente por los principales medios (ayudados por un mal manejo de la comunicación del gobierno) a pasar de no votarla a odiarla profundamente. Se exaltó su tono soberbio, se la contrastó con indefensos peones sin dientes a media pantalla y en tapas de diarios, y se logró un enorme encono, algo inédito en mi memoria. El pico de esta aversión ocurrió en las legislativas de 2009. Con un vicepresidente opositor, quedó la sensación de que el gobierno perdió las elecciones. Sí perdió legisladores, aunque fue la primer minoría por suma de votos de todo el país. Este es un detalle importante, porque si aun en ese momento el oficialismo sacó más votos que cualquier otra minoría, está claro que lo de hoy no debería ser tan sorpresivo como fue desde las PASO. La proporcionalidad parlamentaria puede enmascarar algunos números, pero los votos para presidente cuentan a todo el país como un distrito único. Fue tal el lavado cerebral, que en ese tiempo recuerdo que cuando hablaba de política con una persona que no conocía, ésta asumía sin pensarlo que yo también odiaba a CFK. Cuando aclaraba tímidamente que no, recibía una mueca de sorpresa. Y de los conocidos escuché más de una vez el curioso "¿a vos te gustan los K? Qué raro… siendo tan inteligente". En esos días, la opción de los inteligentes era Lilita Carrió, o Cobos.
Leyendo foros de diarios, blogs, y escuchando opiniones, hoy veo tres grandes grupos entre los que no votaron a Cristina: los que eligieron alguna otra opción porque evaluaron que haría un mejor gobierno; los que jamás votarían un peronista; y los que prefieren cualquier otra opción que no sea Cristina, no importa cuál, porque aún conservan aquel odio nacido hace tres años. Muchos no saben bien por qué. Les quedó grabado a fuego. Mucha gente necesita, como si fuera una religión, adoptar ciertas verdades inamovibles, y cuestionarlas es doloroso e incómodo. 
Me interesa este tercer grupo, el del odio visceral, porque conozco unos cuantos y me parece que ese odio no es consciente. Explican su encono apoyándose en los aspectos negativos del gobierno, creyendo cualquier rumor u operación mediática, y minimizando -cuando no directamente ignorando- cualquiera de sus logros. Pero eso trae un problema: si es tan evidente lo desastroso que es el gobierno, ¿cómo explicar entonces el aluvión de votos a Cristina?

Clientelismo
El principal argumento que esgrime este grupo es el del clientelismo. Usualmente entre adjetivos insultantes, indican que los que votaron por Cristina son los vagos que no quieren trabajar y viven de subsidios, viviendas adjudicadas, netbooks regaladas, televisión gratis, asignación por hijo, etc, etc. Y que ellos, en cambio, se matan trabajando, viajan como sardinas, y seguramente les gustaría hacer piquetes para reclamar viviendas gratis, pero no los hacen. 
Este razonamiento parece indicar que, si les dieran a ellos algo a cambio, entonces también votarían por Cristina. Es así, o se ubican a sí mismos en un lugar de moral superior que los "vagos" que critican, que justamente es la gente de más bajos recursos. Va de suyo que el gobierno no hizo una encuesta para sondear quienes se venderían por un beneficio, para así saber a quién dárselo.
Por otro lado, de ese argumento también se desprende que el clientelismo llegó a más de la mitad de la población de votantes -algo evidentemente exagerado- y que además, nadie que no haya sido alcanzado por esos subsidios podría votar al gobierno.
No encuentro otro motivo que el odio a CFK para el argumento clientelar, porque sino sería despreciable. Aunque no suelo hacerlo, voy a mencionar mi caso personal, porque a una generalización tan burda le viene bien un contraejemplo concreto.
Pertenezco al universo de personas no favorecidas especialmente por este gobierno. Nací en una familia de clase media, que en alguna época supo lo que es vivir al día y estar sin un peso de más. Pero nunca me faltó lo básico, y ahora sé que eso es mucho más de lo que mucha gente tuvo y tiene. Y no tengo manera de saber lo que es vivir en la pobreza, o sin casa, o sin algo para comer. Y como no lo sé, no me pongo a teorizar sobre si es mejor dar pescado que enseñar a pescar. Prefiero que el estado se encargue de que haya comida en la mayor cantidad posible de estómagos del país, y que con las políticas de largo plazo -educación, ocupación plena- se encarguen del resto. Habrá seguramente un par de vagos o de corruptos que se aprovechen, pero es un precio muy bajo a pagar por las ventajas. Como yo prefiero vivir como vivo y no lo cambio por una casa a cambio de acampar en una plaza por un mes, entonces no me quejo si el estado soluciona ese problema con mis impuestos. Al contrario, me enorgullece vivir en un país con un estado así. Me pregunto si los que se quejan de los subsidiados con una incomprensible envidia cambiarían su vida por la de ellos, mano a mano. 
Por si falta aclarar: no soy peronista. Todo lo que tengo lo conseguí con mi trabajo. No recibo la AUH ni ningún subsidio directo. No soy jubilado, así que tampoco me beneficia el aumento bianual. Cada vez pago más de impuesto a las ganancias. Me gusta viajar, pero todavía hoy, con un trabajo mejor, gano menos en dólares que en 1997. La inflación me aumenta la nafta y las expensas. La empresa donde trabajo peligra, porque pertenece a la corporación de medios enfrentada con el gobierno. No soy gay, así que la ley de matrimonio igualitario no me benefició personalmente. Pero voté a CFK, convencidísimo, porque creo que le mejoró la vida a una enorme cantidad de gente, y sentó bases de bienestar cuyos frutos se verán aún más notablemente en el futuro.

Medios
Según el argumento de la crispación clientelar, no existe explicación a mi voto. Contribuyen a esta perplejidad los principales medios de comunicación, empeñados en diseñar tapas y titulares que resaltan flaquezas y problemas y ocultan logros y buenas noticias. Esto es comprobable a diario, y es tan fácil de ver que sólo la inercia y la pereza de investigar un poquito puede explicar que aún vendan tantos ejemplares. Para tomar dos ejemplos recientes: noticias como la inauguración de la embajada argentina en Brasil, el principal socio de Argentina para todos los políticos; la puesta en marcha del tren que une Argentina y Uruguay son invisibilizadas como si no existieran. El rol de referencia histórica de los diarios se perdió para estos medios, que se convirtieron en velados voceros de una postura política y de propia conveniencia que disfrazan de independencia y objetividad. Por supuesto, esto generó una cantidad de medios oficialistas que son menores pero revoltosos, y tampoco son objetivos, aunque al menos no alardean de falsas independencias. Entre ambos extremos hay honrosas excepciones, lamentablemente no muy significativas en ventas y llegada.
Pero el poder de fuego de los medios opositores se fue perdiendo, por el abuso del sesgo y porque de alguna forma los medios oficialistas pusieron en evidencia sus operaciones. Si la tapa del principal diario argentino -que solía fijar la agenda de cada día y tenía el poder de hacer tambalear gobiernos- está consistente y constantemente alejada de la realidad diaria, llega un momento en que deja de tener efecto, como el cuento de Pedro y el Lobo. Hoy podemos ver titulares que tantean imponer como tema del día algún supuesto caso de corrupción, y pasa desapercibido como si no hubiera existido. Es divertido que, con el resultado de las elecciones, ahora se alcen voces reprochando al oficialismo por su prédica contra los medios mayoritarios, porque con este resultado entonces su influencia "no era para tanto". Desestiman la constante prédica de políticos, medios y periodistas oficialistas para poner esto en evidencia, y los propios errores de los grandes medios. Es como considerar inútil la vacunación antirrábica porque casi nadie se enferma de rabia. Lo último es cierto, pero no porque la rabia no exista.
Quizá el mayor mérito de los medios oficialistas fue permitir que el voto a Cristina dejara de ser vergonzante. Desde su aparición, cada vez fue menos raro encontrar otras personas que también defendieran al oficialismo, y se atrevieran a reconocerlo. Antes permanecían ocultos, cada uno pensando que era el único en kilómetros a la redonda.

Hechos
¿Por qué votamos los que votamos por Cristina?
La corrupción existe y existirá siempre, en este y en cualquier gobierno. Creo que lo que hay que chequear qué es lo que se hace con los casos probados, o al menos procesados, y ver como reacciona el gobierno. En principio no veo en este una defensa corporativa, y en general se tendió a separar del cargo apenas hay una orden de procesamiento. Después, por mi parte descarto las decenas de denuncias de enriquecimientos desmesurados, supuestos empresarios testaferros y todo lo que circula sólo en medios y nunca probado ni juzgado. Lo que muestran los medios a simple vista es suficiente como para ignorar lo que denuncian sin prueba alguna. Ya perdieron toda su credibilidad. Claro: si uno piensa cosas como "son todos ladrones", no hay mucho que hablar. Ya se trata de fe.
Seguramente hay problemas que resolver, como la inflación o la dificultad de la clase media de acceder a la vivienda propia. Pero los defectos y flaquezas del gobierno quedan, a mi criterio, muy lejos en importancia contra los logros y avances. Sin googlear, a pura memoria: La depuración de la Corte Suprema, la política de Derechos Humanos, la solución a la deuda externa (parece que nos olvidamos del peso que producía ese problema todos los días. Era una noticia constante, una espada de Damocles insoportable). El final de la estafa de las AFJP. Reducción de la desocupación. Política de superávit y crecimiento de reservas. La solución al conflicto por Botnia. Los hechos que son noticia por no serlo, como que ya pasó el último verano del gobierno sin cortes masivos de luz (algo que predecían casi todos los políticos y medios opositores) y pasó también el último invierno sin faltante de gas en los hogares. La ley de Medios Audiovisuales. El salto de calidad en la relación con Sudamérica, la Unasur. La ley de medicamentos genéricos. La jubilación de amas de casa, la movilidad de las jubilaciones, la AUH. Las netbooks a los chicos. El fútbol por tv gratis. La adopción de la misma norma que Brasil para la Televisión Digital Terrestre, a pesar de las presiones, y la cantidad de antenas ya instaladas. Creación de los canales Encuentro, PakaPaka, Incaa. El lanzamiento de un nuevo satélite nacional. La política para la ciencia y tecnología, los planes de repatriación de científicos, Tecnópolis. DNI y pasaportes rápidos y eficientes, fuera de la PF. La justiciera patada al inepto FMI.

Soberbia
Creo que en las elecciones legislativas los votantes opinan sobre el estado actual, y por eso cada uno expresa su conformidad o no de acuerdo al dia a día. Pero las elecciones para la presidencia están más relacionadas con expectativas que con premio y castigo a la gestión. Y pensando en capacidad para manejar el ejecutivo en los próximos cuatro años entre los candidatos disponibles, yo no vi otras opciones y aparentemente pensó lo mismo más la mitad de los votantes.
Una de las palabras que más mencionan los portadores del odio a CFK es "soberbia". Soberbia K. Es curioso que ante la imposibilidad de explicar el voto a Cristina, ignoren que cruza todas las clases, poblaciones y edades; que la votó gente no subsidiada, como yo; que ignoren la cantidad de pensadores, artistas, escritores e intelectuales que apoyan al gobierno, y simplifiquen la contradicción considerando que sólo se trata de vagos subsidiados, porque los que piensan, estudian y se matan trabajando son sólo ellos. De otra forma no encuentran explicación. Salvo, claro, aceptar que tal vez se equivocan: ¿Soberbia de quién?

sep 23 2011

El neutrino hereje

Posted by CJav in Ciencia

La noticia es sensacional. Pero no por lo que dice en sí misma, sino por lo que demuestra como ejemplo.

Parece que un experimento entre el CERN (la organización europea de investigación atómica) y el laboratorio italiano Gran Sasso dio un resultado que contradice nada menos que una de las leyes fundamentales de la física.
La prueba consistía en medir la velocidad con que los neutrinos recorren los 730km entre ambos laboratorios. Los neutrinos van rápido, y lo que querían medir era qué tan cerca de la velocidad de la luz lo hacen. La sorpresa vino cuando los resultados fueron que la velocidad medida era la velocidad de la luz mas veinte millonésimas. No parece mucho, pero si según lo que se sabe se considera que es imposible, es una enormidad.
¿Qué hicieron los científicos? El límite de la velocidad de la luz es una ley fundamental de la física. Está aceptado desde que lo postuló Einstein, y fue comprobado miles de veces en experimentos. Nada lo contradijo en cien años.
Nadie fue llevado a la inquisición, nadie fue amenazado con la hoguera. Primero, las mismas personas que hicieron el experimento comenzaron a buscar un posible error: es que si un postulado científico fue tan comprobado, por simple estadística lo más probable es una falla en las mediciones. La distancia de 730km fue medida con GPS hasta una precisión de 20cm. Sumando todos los posibles puntos de falla que pudieron encontrar, el máximo desvío calculado fue de 10 nanosegundos; pero los neutrinos se detectaron unos 60 nanosegundos antes de lo que hubiera llegado la luz sin violar su tradicional límite de velocidad.
Como no pudieron explicarlo con una falla, lo siguiente es contrastarlo: publicaron su experimento, con todos los datos posibles, y llamaron a la comunidad científica a repetirlo, para corroborar o contradecir el resultado. Esa es la noticia que se conoció estos días.
Si llegara a comprobarse, este hecho haría prácticamente revisar toda la física teórica desde Einstein. Pero este resultado no provoca ni la alegre aceptación sin más -falta repetirlo en otros lugares-, ni la crucifixión de los responsables. Se sabe que los experimentos fueron lo suficientemente serios como para ameritar una prueba independiente. Se hará, y se verá que pasa. Si no se puede corroborar, será otra prueba a favor del límite einsteniano. Si se demuestra verdadera, desatará una andanada de intentos de explicación, hasta que se dé con una teoría satisfactoria, seguramente tan fascinante como la actual. ¿qué problema hay? Así funciona el método científico.

Mientras tanto, todavía hoy, increíblemente se lee que en Chile buscan restos de un avión caído con ayuda de videntes. O que se iguala la teoría de la evolución con el llamado diseño inteligente, que busca fallas científicas en los postulados de Darwin para después proponer que fue un ser imaginario el que planificó cada una de las especies, sin ofrecer prueba alguna más que la ignorancia para explicar cómo evolucionaron algunos organismos u órganos, y usando esa ignorancia para concluir que entonces la única explicación es que un ser sobrenatural hizo los planos.

Recemos…. por el día en que la religión se mencione sólo en las clases de historia.

sep 09 2011

Ahorro

Posted by CJav in Informatica

sep 02 2011

Los pasillos llenos de oro

Posted by CJav in General

Afirma Infobae que el BCRA tiene en sus bóvedas 54 millones de toneladas de oro. Según la Wikipedia, el total de reservas mundiales es de unas 30000 toneladas. Es lógico que nadie lo sepa, porque si se llegan a enterar que tenemos oro por 1800 veces las reservas mundiales, el precio caería. Infobae, no avives giles (clickear en la imagen para agrandar).

ago 31 2011

Pink Floyd, primavera del ’83

Posted by CJav in Musica

A propósito de la nueva visita de Roger Waters, una pequeña historia sobre el año en que conocí Pink Floyd.
Cuando era adolescente me gustaba Queen. Tanto me gustaba que por un tiempo fue lo único que escuchaba.
Con el tiempo, en los últimos años de la secundaria fui sumando algunas otras bandas a mis favoritas, siempre dentro del espacio progresivo, sobre todo Yes y Emerson, Lake & Palmer. Lo llamábamos "música elaborada". En esa época creíamos que cuanto más complicada la música y más difícil de hacer -y de digerir- mejor era. Hoy no opino lo mismo, aunque esos grupos y ese estilo sigue siendo de mis preferidos.
En julio del '83 yo tenía 17 y una de mis hermanas, dos años mayor que yo, cumplía años, y sus amigos le regalaron el último disco de Pink Floyd (1) -que sería el último de la formación completa-, llamado The Final Cut. Yo conocía Pink Floyd sólo de nombre: nunca lo había escuchado. Ese disco grandioso me atrapó completamente. Después de eso me compré, sin tener idea de cómo eran -algo que hoy es raro pero entonces era factible-, The Wall, Wish You Were Here, Dark Side Of The Moon, y Atom Heart Mother.
Siempre me pregunto cómo hacíamos para tener información en la era pre-internet, pero de alguna forma la conseguíamos.
Cerca de las elecciones de octubre del '83 y el final de la dictadura, se estrenaba por fin (luego de estar censurada) The Wall en los cines de Buenos Aires. La película estaba prohibida para menores de 18, y después de rebotar en un par de cines por mis 17 años y ligar sonrisas socarronas de parte de mi noviecita de entonces (que ya tenía 18), pude entrar a verla con ella, y Pink Floyd quedó desde esos días y definitivamente entre mis bandas de cabecera. Lamentablemente Gilmour y Waters ya no harían nada nuevo juntos, pero esa es otra historia.

(1) Ese día también le regalaron a mi hermana un cassette de "The Best Of J. Geils Band". No me produjo ningún efecto apreciable.

jul 20 2011

Balada del amor imposible

Posted by CJav in Literatura

de Alejandro Dolina

Los cronistas más serios del barrio del Ángel Gris coinciden en destacar la propensión de sus habitantes hacia los amores imposibles.
Así, mientras los jóvenes de otros barrios se enamoran de muchachas groseramente posibles, los hombres de Flores parecen condenados a amar – casi siempre en secreto – a mujeres que no serán para ellos. Y en honor a estas damas es que los Hombres Sensibles hacen lo que hacen. Algunos emprenden desde chicos el estudio del violín, únicamente para aprender a tocar un vals en obsequio de su amada. No importa que ella no alcance jamás a oírlo. Ese no es el punto. Otros indagan los secretos de la versificación y se sumergen en el dolor para lograr una poesía. Hay quienes se ejercitan en el coraje y cultivan la guapeza. Y no faltan los que eligen la melancolía o la locura. Piensan los Hombres Sensibles que siendo mejores merecerán ser amados. Y para la ética sentimental de este barrio, los mejores hombres son artistas, valientes, tristes o locos.
Por eso los muchachos más virtuosos de Flores sufren por amor. Esta realidad ha despertado la atención de todos y la piedad de muchos. Cada semana, los enamorados de Flores reciben el consejo de sus amigos sabios de otras barriadas.
– ¿Por qué amar a la Gran Marquesa del Norte, que es en realidad un duende? ¿Por qué no conformarse con la hija del yesero?
Son voces tentadoras que exponen las ventajas del amor razonable. A estas exhortaciones, los Hombres Sensibles responden –no sin acierto– que en el amor no existe el libre albedrío y que nadie puede decidir de quién va a enamorarse.
Sin embargo –ya a riesgo de caer en especulaciones psicológicas fuera de tono– cabe reconocer que los muchachos del Ángel Gris tienden a aproximarse sentimentalmente a las mujeres que menos les convienen. Los tratadistas de Villa del Parque y los Refutadores de Leyendas sostienen que buscar pareja es una tarea enteramente racional y hasta científica.
Vale la pena citar la novela didáctica "Hoy te amo con la cabeza", del profesor Amadeo Batista. Esta obra esconde –apenas– la tesis antedicha, entre los rotosos pliegues de su trama. Parecidos criterios auspicia la esposa de este pensador, la doctora Alba C. de Batista en su libro "Me casé con un cretino".
Muchos hombres de negocios, comerciantes e industriales de la zona han entendido que el amor imposible es cosa nefasta, no sólo para el que ama, sino también paRa el desarrollo de las actividades productivas en general. Declaran estos lúcidos mercaderes que, por lo común, los enamorados sin esperanza son pésimos empleados, más atentos al recuerdo de unos ojos pardos que a la correcta realización de una nota de débito.
Tratando de reducir el número de desencuentros amorosos en beneficio de la felicidad general, los Refutadores de Leyendas con la ayuda de dos contadores de la Sociedad de Fomento de Villa Malcolm, prepararon las Tablas del Amor Infalible, especie de regla de cálculo según la cual las medidas del cuerpo del hombre, su coeficiente intelectual, su edad, su educación, fortuna y berretines determinaban de un modo preciso a la mujer más conveniente para sus planes amorosos.
Esto es ni más ni menos que la refutación de una leyenda o – lo que es peor – su reducción a términos científicos. La leyenda es ésta: "Hay para cada hombre una mujer, una sola, que reúne todas las virtudes que ese hombre sueña. Su belleza está hecha para deslumbrar a ese hombre. Su voz ha sido creada para seducirlo. Su inteligencia, para suscitarle y sugerirle ideas amables. Su ternura, para hacerle dulce el diario sufrimiento. Esa mujer existe y anda por esas calles. Pero el destino ha decidido que nunca jamás se crucen los caminos de ningún hombre con la mujer que para él fue concebida."
Manuel Mandeb asegura en sus Memorias que cierta tarde creyó reconocer a lo lejos a la mujer que le correspondía, conforme a la leyenda. Inmediatamente se trabó en lucha con el destino y trató de alcanzar a la muchacha. Lo consiguió en la esquina de Artigas y Avellaneda. Luego de interceptarle el paso, procedió a explicarle la vieja creencia de los Hombres Sensibles, mientras se secaba el sudor y trataba de recobrar el aliento. Pero la mujer no conocía la leyenda, o tal vez la conocía y la acataba puntualmente: dio media vuelta y se fue por Artigas hacia el norte.
Y ya que mencionamos a Manuel Mandeb, conviene recordar que su ilegible prosa se alzó solitaria frente a los tratados racionalistas y a los inventos de los Refutadores de Leyendas.
El polígrafo de Flores dejó un voluminoso estudio caratulado Registro de amores imposibles en la línea del Sarmiento. La obra consta de 914 fichas que corresponden a otros tantos casos concretos de amor sin recompensa. Está dividida en cuatro capítulos:
El primero, subtitulado Nunca le dije nada, es el más extenso y registra episodios protagonizados por enamorados silenciosos.
El segundo, Negativas expone 115 rechazos, sus motivos, sus términos y consecuencias, para no hablar de otros detalles más bien superfluos que suelen recargar toda la obra de Manuel Mandeb.
El tercer capitulo, Amargo desengaño, cataloga 126 decepciones, incluidas cuatro padecidas por el propio autor.
El cuarto y último capitulo es un inspirado texto romántico que se conoce como Elogio del amor inconcluso. Veamos este párrafo:
"…Así como las personas que mueren en la plenitud nos ahorran el recuerdo de su vejez, los amores interrumpidos abruptamente siguen viviendo en nuestro corazón no como brasas agonizantes, sino como horrorosas llamas que queman cada noche…
"…No hay mejor amor que el que nunca ha sido. Los romances que alcanzan a completarse conducen inevitablemente al desengaño, al encono o a la paciencia; los amores incompletos son siempre capullo, son siempre pasión."
Pero dejemos ya a Manuel Mandeb y reflexionemos sobre ese delicado asunto. Es cierto que infinidad de personas decentes viven la módica dicha del amor común y corriente. Pero el amor imposible, aquél del cual solamente son capaces los Hombres Sensibles de Flores, es el único cabalmente maravilloso y digno de admiración.
Ocurre así: un muchacho se enamora de la Mujer Más Hermosa. Desde ese momento, su vida no tiene otro sentido que ese amor. Sin embargo, el hombre sabe que no tiene chance en esa carrera, pues las Mujeres Más Hermosas suelen casarse con otros caballeros, generalmente ricos o buenos mozos o ambas cosas.
Sus buenos amigos le aconsejarán el olvido, pero este hombre ha nacido en Flores y no tiene la menor intención de gambetear el dolor. Y cada día deja mansamente que la tristeza le invada los huesos y que tiña hasta el último de sus pensamientos.
A veces, las distracciones y los mundanos asuntos amenazarán con hacerle olvidar siquiera por un momento su amor y pesadumbre. Pero el hombre reaccionará inmediatamente y se sumergirá otra vez en su propio abismo.
Que nadie se engañe. Este hombre que ríe a carcajadas cuando algún conocido le refiere el cuento de los supositorios, está pensando en su amor imposible.
Y la sangre que hincha sus venas es negra y espesa. Pero, atención. Este amor que lo hace desgraciado es el que le hace mejor. El ya ha renunciado a la Mujer Más Hermosa. Jamás padecerá decepciones. Su pasión no envejecerá ni se envilecerá. Nadie podrá engañarlo. Y a fuerza de bañarse cada día en el sufrimiento, habrá aprendido el secreto de la resignación.
Los caballeros exitosos no conocerán jamás la verdadera esencia del amor imposible. Ellos jamás juegan su vida a una sola baraja. Con toda prudencia realizan inversiones en uno y otro lugar para compensar con unas las pérdidas ocasionadas por otras.
Pero el amor imposible no es cosa de prudentes, sino de Quijotes. Sólo cuatro veces en doce años vio Alonso Quijano a Aldonza Lorenzo. Jamás cruzaron palabra. Pero eso le bastó para vivir en ella y por ella. Sin esperar recompensa.
Por eso, señores, si acaso atesoran ustedes uno de estos metejones locos, a no arrepentirse. Sigan soñando y esperando lo imposible. Aunque sepamos que nuestras ilusiones no habrán de cumplirse nunca, sigamos acariciándolas. Lo contrario sería – como pensaba Wimpy – confundir una ilusión con un pagaré.
Será una larga jornada. Muchas veces tendremos ganas de contar nuestra pena, pero no podremos hacerlo, para no profanarla. Siempre estaremos solos y tristes, pero no es para tanto. Después de todo, ya se sabe que los únicos paraísos que existen son los paraísos perdidos.

jul 18 2011

Un baluarte de la ortografía

Posted by CJav in General

(Nota de "El Cronista"). El diario insiste en escribir "valuarte" en vez de "baluarte" en la portada del diario online, en el título, y en el cuerpo de la nota. Al menos no fue por distracción.